Mamás molonas y mamás de mamás molonas

Y eso que ya las valorábamos infinito. Pero desde que te conviertes en madre es infinito y más allá. ♾️ En ese momento te das cuenta de cosas que hasta ahora habían pasado un poquito más desapercibidas. Aquí os dejo algunos ejemplos aunque seguro que vosotras me podéis ayudar a aumentar la lista:

💙

Estar pendientes de nosotras toooodo el día para que no nos comiésemos nada que no fuese comida o evitar que nos abriésemos la cabeza por subirnos a algún sitio

💙

Tener la paciencia más grande del mundo enseñándonos cosas como, por ejemplo, abandonar el pañal para ir al orinal. Por no hablar de los cambios de sábanas mojadas en mitad de la noche

💙

Por aguantarnos y no volverse locas intentando que les hiciésemos caso

💙

Por conseguir que nunca nos faltara nada de nada (y no hablo de cosas materiales, hablo de conseguir que fuésemos felices con lo que teníamos)

💙

Por inventar lo que hiciese falta para vernos sonreír, dormir o comer. Aquí me acaba de venir una cosa a la mente y os la tengo que contar. Mi madre inventó una pizza casera cuando todavía no se llevaban las pizzas y no llegaban a mi pueblo las de Casa Tarradellas de la que me acuerdo como si fuera hoy. Y hecha en el horno de leña. Maravillosa, sencilla e inolvidable. Y seguro que de postre nos daría un Petit Suise (porque a vosotras no sé cuántos os darían, pero a mí de uno en uno)

💙

Por sufrir incluso más que nosotras cuando nos poníamos malas o teníamos cualquier problema

💙

Por dárnoslo todo, poniéndonos siempre en la primera posición en su ranking de prioridades

💙

Por querernos y cuidarnos por encima de todo

Y de repente la vida pasa y vemos todo esto desde otra perspectiva: ahora las mamás somos nosotras y nos vemos haciendo todas estas cosas ¿verdad? ¿tú qué añadirías a esta lista?

♥

compártelo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
Ir arriba